Noticias El Periódico Tarija

 

LAURA VIDAURRE/ BOLINFO/ TARIJA

(elPeriódico, marzo 3/2017) Desde la anterior gestión, tanto la Gobernación como algunos legisladores se comprometieron a modificar sus salarios, de acuerdo con la actual situación económica que atraviesa el departamento; sin embargo, los aludidos no volvieron a tocar el tema.

Todo comenzó con la recolección de firmas que realizó un grupo de ciudadanos, quienes exigían que los legisladores, que perciben un sueldo que supera los 14 mil bolivianos, puedan reducir sus salarios. Desde entonces, asambleístas como Ervin Mancilla, del Movimiento Al Socialismo (MAS), y María Lourdes Vaca, de Unidad Departamental Autonomista (UDA)  expresaron que estaban de acuerdo para impulsar esta iniciativa.

Desde la Gobernación, fue el asesor legal de la Gobernación, José Luis Gandarilla, quien en julio aseguró que se está alistando la propuesta de reducción salarial, que tendría repercusión en toda la escala de los funcionarios dependientes del órgano ejecutivo y legislativo, pero hasta la fecha la propuesta no llegó a la Asamblea Legislativa.

La última actualización de salarios de servidores públicos en Tarija fue aprobada el 13 de mayo de 2016, por la Gobernación y la Asamblea Legislativa Departamental, cuando se puso en marcha la Ley Departamental 136, de Estructura de Cargos y Escala Salarial del Gobierno Autónomo Departamental, que aprobó la escala con un incremento del uno por ciento, con relación al año pasado.

La norma establece un sueldo de 14.090 bolivianos para el gobernador, mientras que para los asambleístas de 14.039 bolivianos; sugbobernador y asambleísta regional, 11.161 bolivianos; secretario departamental 11.110 bolivianos; director departamental, secretario seccional, asesor 9.595 bolivianos; director departamental II y asesor II con un sueldo de 8.080 bolivianos.

Gobernación

Ante la consulta de qué paso con la propuesta para modificar los salarios, el secretario de Coordinación de la Gobernación, Waldemar Peralta, se excusó al indicar que no es cuestión de reducir los salarios, sino de reducir personal. “Nosotros ya hemos reducido más del 50 por ciento del gasto corriente, ya hemos recortado personal en las unidades desconcentradas con la famosa partida 121”, dijo.

Asimismo, se refirió a que el salario del gobernador Adrián Oliva es menor a comparación de los demás gobernadores de Bolivia, haciendo énfasis en que el salario de un viceministro supera el salario del gobernador.

Desde la Asamblea Legislativa, la legisladora por el MAS, Amanda Calisaya, dijo que de acuerdo con el Estatuto Autonómico, en su artículo 57/ 21, es tuición de la Asamblea aprobar la estructura de cargos y la escala salarial, que debe de ser solicitud del órgano ejecutivo. “Es el gobernador quien debe de presentar a la Asamblea esta propuesta de modificación, para que pueda ser aprobada, pero hasta la fecha tengo conocimiento que no ha llegado nada”.

Asimismo, recordó que la Asamblea ya se redujo su presupuesto anual en un 20 por ciento, de 30 millones de bolivianos a 24 millones, esto con la finalidad de adecuarse a la realidad económica del departamento.

Caraparí es el único municipio que se bajó los sueldos

El municipio de Caraparí es el único del departamento de Tarija en reducir su sueldo en un 30 por ciento, en la escala salarial del alcalde y concejales municipales, esto como una medida para adecuarse a la realidad económica por la que atraviesa la región.

La medida también se aplica a los demás funcionarios dependientes de la Alcaldía, con una reducción hasta de un 10 por ciento, dependiendo de los ingresos que tengan; en tanto que si perciben el salario mínimo nacional este se mantiene.

El diario digital El Chaco Informa informó que, con la nueva escala salarial, el alcalde y concejales recibirán 7.500 descontando el 30 por ciento de los 10.500 bolivianos que ganaban. Los secretarios ganaban 8.000, la reducción que se les aplica es del 15 por ciento y pasarán a ganar 6.800 bolivianos.