Casey Affleck, el ganador del Oscar perseguido por los escándalos sexuales

INFOBAE

Hasta hace poco, la carrera de Casey Affleck era bastante desconocida para la mayoría del público. Y es que casi todo el desarrollo profesional del actor de 41 años permaneció a la sombra de su hermano mayor, Ben, el famoso director y protagonista de tantos éxitos. Gran parte de la popularidad que ostentaba Casey la había adquirido por una vida signada por los escándalos. Historias polémicas que merodearon la gala de anoche en la que alzó su primer Oscar, por su performance en Manchester by the Sea.

Still I’m Here es un falso documental, estrenado en 2010, que dirigió Casey y que protagonizó su por entonces cuñado Joaquin Phoenix, hermano de su ex mujer. El film, objeto de críticas por parte de la prensa especializada, fracasó en taquilla. Sin embargo, no quedó rápidamente en el olvido, ya que salpicó a Affleck por severas acusaciones de acoso verbal y abuso sexual.

En diciembre de 2008, Amanda White acordó su incorporación como productora de un documental sin título. Ella llevaba una década de trabajo junto a Affleck, pero su opinión sobre él cambió radicalmente durante el rodaje de lo que después sería I’m Still Here. White denunció que fue acosada una y otra vez. En una ocasión, recordó que el director le pidió a uno de los miembros del staff que se quitara los pantalones y le mostrara el pene, incluso ante la oposición de ella.

Su interpretación en el papel de Lee Chandler fue muy valorado por la critica

Su interpretación en el papel de Lee Chandler fue muy valorado por la critica

White también denunció que Casey Affleck se refirió en reiteradas oportunidades a las mujeres como «vacas», y que vociferaba sus hazañas sexuales con total impunidad. Una vez, además, la productora aseguró que Affleck, al enterarse de su edad, le preguntó: «¿No es hora de que quedes embarazada?», y sugirió a un integrante del equipo con el que podría reproducirse.

El acoso verbal dio paso, de acuerdo con la acusación de White, a la intimidación física. Describió que una noche durante la filmación, Affleck intentó convencerla para que compartiera una habitación con él. Cuando ella se negó, la tomó del brazo y la apretó. Trató de asustarla, pero no lo logró. Luego, desde su suite, le envió mensajes de texto amenazadores. Algunos meses después, el 23 de julio de 2010, White presentó una demanda por 2 millones de dólares contra Affleck en el Tribunal Superior de Los Ángeles.

Casey Affleck -hoy de 41 años-, que comenzaba a superar la sombra de su hermano tras su brillante interpretación en Gone Baby Gone -justamente dirigida por Ben-, se refirió sólo una vez a las acusaciones por abuso, en una entrevista en Variety: «La gente dice lo que quiere. A veces no importa cómo respondas. Supongo que la gente piensa que si sos conocido, está perfectamente bien decir lo que quieras. No sé por qué. Pero no debería serlo, porque todo el mundo tiene familias y vidas», expresó.

Affleck fue denunciado por intento de abuso sexual

Affleck fue denunciado por intento de abuso sexual

La primera denuncia, sin embargo, no fue la única que recibió. Magdalena Gorka, directora de fotografía, había abandonado el proyecto tras un grave caso de abuso sexual. A mediados de 2008, era la única mujer que trabajaba en el film. Una noche, en lugar de pagar un hotel, Phoenix ofreció su departamento para que durmiera el staff allí y le insistió a Gorka para que se quedara en su dormitorio privado; él dormiría en el living.

De acuerdo con la denuncia, Gorka se despertó en medio de la noche y encontró a Affleck acostado en la cama junto a ella, sólo vistiendo ropa interior y una remera. Tenía su brazo alrededor de ella, le acariciaba la espalda, sus cuerpos estaban a pocos centímetros y, supuestamente, su aliento apestaba a alcohol.

Tras aquel episodio que afortunadamente no pasó a mayores, Gorka voló de inmediato a Nueva York, informó a su agente de los avances sexuales y abandonó el proyecto. Sin embargo, a los pocos meses debió regresar al rodaje, porque se le hizo imposible conseguir otro empleo. Curiosamente, White fue la encargada de renegociar sus condiciones para que volviera. Gorka, más tarde, describiría al trato que recibió como «el más traumático de su carrera», y presentaría una demanda de 2,25 millones de dólares contra Affleck una semana después de la primera.

Poco tiempo después, y más allá de la negación rotunda de las acusaciones, Affleck optó por llegar a un acuerdo con las dos mujeres y ofrecerles un resarcimiento económico, aunque se desconocen los términos del arreglo.

Su carrera transcurrió a la sombra de su hermano Ben (Grosby)

Su carrera transcurrió a la sombra de su hermano Ben (Grosby)

El actor logró enterrar su pasado oscuro. Cuando su carrera se conducía lentamente a un precipicio, su amigo Matt Damon lo recomendó en su lugar para protagonizar Manchester by the Sea, un drama independiente que, con su voz rota y su andar cansino, ya le valió un Globo de Oro y un BAFTA. «Casey es un gran actor y, a diferencia de su hermano Ben, ha tenido que forjarse una reputación con el correr de sus trabajos. En Manchester by the Sea logra una performance profunda. Transmite la angustia, soledad y rabia del personaje con una actuación minimalista que merece sin dudas el Oscar», opinó a Infobae Alexis Puig, periodista especializado.

La reñida categoría de Mejor actor tenía a Casey como favorito y a Denzel Washington como principal competidor, por su destacado papel en Fences. Los otros contrincantes eran Viggo Mortensen (Captain Fantastic), Ryan Gosling (La La Land) y Andrew Garfield (Hacksaw Ridge). La actriz Brie Larson fue la encargada de abrir el sobre y anunciar al ganador. Affleck, cuando escuchó su nombre, no pudo contener las lágrimas al subir al escenario. Sabía que había logrado lo que tanto anhelaba.

Al recibir el galardón, el actor no pudo contener la emoción (Reuters/Lucy Nicholson)

Al recibir el galardón, el actor no pudo contener la emoción (Reuters/Lucy Nicholson)

En la elección no importó la vida privada. Los escándalos de abuso quedaron de lado. «En una sociedad cada vez más violenta y salvaje, premiar a un artista que en su vida se comporta así no corresponde -dijo Puig-. Además de premiar el talento, la ceremonia es una ventana al mundo, un show que es visto por millones en todo el mundo, y el mensaje debe ser claro. Podés ser un gran artista pero si sos una mala persona o un delincuente no se te puede premiar, ya seas Affleck, Polanski, Bertolucci o quien sea».

Su excelso trabajo en el filme pudo más. El conmovedor papel de Lee Chandler, un hombre torturado por su pasado que, tras la muerte de su hermano, debe hacerse cargo de su sobrino adolescente lo llevó a sumarse al selecto grupo de los que ostentan una estatuilla como actor protagónico. A pesar de que más de uno haya estado en desacuerdo. En Hollywood siempre hay lugar para la polémica.