Noticias El Periódico Tarija

 

(elPeriódico – Febrero  – 25 ) En Tarija, el alcohol es parte del día a día, beber no solo es aceptado, sino que también es alentado y celebrado. Es una actividad social, cuando se quiere mostrar que alguien es solitario, se le representa bebiendo solo  y por lo tanto, quien no bebe queda excluido de ella.

En cierta medida, ser abstemio se parece mucho a ser no fumador en un grupo en el que todos tus amigos fuman. Aunque se ha hecho mucho esfuerzo recientemente para quitar el componente social de fumar, tratando de desterrarlo de los lugares de ocio, sigue siendo algo que parece disfrutarse más en grupo.

Lo mismo debe sentir el abstemio cuando todo su entorno organiza su actividad social basada en la bebida. Puede no ser una soledad física, pero sí emocional, porque estar sobrio mientras tus amigos están borrachos, rara vez es una sensación agradable, por muy divertido y extrovertido que uno sea, no se siente parte de la fiesta.

Si se piensa bien, hay una serie de actividades y convenciones sociales vinculadas al alcohol. En las celebraciones se brinda de alegría con alcohol, incluso se considera que brindar sin alcohol da mala suerte, ver el fútbol o cualquier otro deporte está muy asociado a la “cervecita”, hasta cuando practican deporte, pasado el partido ya sea por celebración o derrota, el grupo se va a compartir algún tipo de trago.

En todas estas situaciones, ser abstemio resulta violento en Tarija, siendo rechazado por el entorno social algo similar o más complejo de lo que ocurre con los vegetarianos. Nadie trata de convencer a un vegetariano de comer carne, pero sí hay personas que ofrecen alcohol a quien ha decidido no beberlo.

Otro punto que enfatiza esta sensación de ser dejado un lado, es la falta de opciones para quien no bebe alcohol. La oferta no alcohólica no siempre se tiene en cuenta, ni siquiera cuando celebran una fiesta en casa.

Todo  se vuelve más incómodo cuando la persona que no toma alcohol no lo hace por estar embarazada, tener diabetes o ser el conductor esa noche, sino que ha tomado esa postura de vida, respetable como cualquier otra. Hay grupos sociales que los considera “raros” y hasta los excluye tácitamente.

Incluso, dentro del círculo de amigos más íntimos puede un abstemio verse desplazado, a pesar de que todo el mundo sepa que no bebe alcohol. Estos puntos sin duda incrementan en las fechas carnavalescas en Tarija y en todo el país, los abstemios tienen pocas o ninguna opción de entretenimiento en la ciudad.

Es el caso, de Diego Bilbao un joven de 27 años que es abstemio y siente en carne propia el “acoso” hacia el consumo del alcohol, especialmente en estas fechas de carnaval, considera que en la ciudad hay un “chip de que está bien tomarse todo, hablar en serio de que en Tarija hay problemas con el consumo de alcohol es para que te digan que atentas contra la cultura de festejar el carnaval”.

Diego no está enfermo, ni es por religión o por malas experiencias, él no bebe porque dice que nunca le llamó la atención. Él es un conocido fotógrafo y por su trabajo debe estar siempre presente en eventos sociales en diferentes fechas del calendario, no obstante a cierta altura de la fiesta dice sentirse como un “niño”, pues la gente ya se ha pasado de copas.

“Es excesiva la cultura de alcohol en la ciudad, aquí con el famoso salud, el te invito o apurar para que pase el vaso es lo peligroso. Aquí no tomas para compartir, tomas para quedar borracho. Cuando conozco alguien nuevo le digo que no y todos ya me dicen qué problema tengo o si estoy enfermo”, dijo.

Diego reconoce que son pocas las actividades que hay en la ciudad para gente que ha optado no beber, agregó que hay  discotecas y pocas opciones como teatros, el cine recién inaugurado o sitios donde pasar el rato sin alcohol, por lo que opta por  quedarse en casa o ir al campo.

El carnaval “más churo” de Bolivia

El carnaval no gusta a todos, hay  personas que prefieren quedarse en casa a disfrutar de la familia o  descansar  el feriado largo. Unos prefieren viajar y otros buscan como alternativa dar un paseo por la campiña tarijeña.

Hay sitios como la Heredad de Jacob, El Valle de Los Cóndores, El Sauzal, El Caserío de la Victoria, Escondite de Jehová, Complejo de Umpayu, Pircas, Tarija Country Club, la Ensenada y otros a disposición de las familias que buscan opciones diferentes a las que se encuentran comúnmente en la ciudad.
En la ciudad, la oferta en este lunes de “mojazón”  se concentra en las fiestas privadas que organizan algunos grupos de carnaval. Los museos, el observatorio, la Casa de la Cultura y otro tipo de actividades ligadas a temas culturales hacen una pausa,  lo que genera una disminución en la oferta turística.