Cómo es el nuevo veto migratorio sobre el que trabaja Donald Trump

 

INFOBAE

Un borrador de la nueva versión de las restricciones migratorias del presidente Donald Trump se centra en las mismas siete naciones listadas en el decreto original y exenta a personas que de antemano cuentan con una visa para viajar a Estados Unidos, aun si no la han usado todavía.

Un funcionario gubernamental de alto rango reveló que el decreto, que Trump modificó después que tribunales federales detuvieran su prohibición original a refugiados e inmigrantes, se enfocará sólo en esos mismos siete países predominantemente musulmanes: Irán, Irak, Siria, Yemen, Somalia, Sudán y Libia.

El funcionario señaló que están exentas las personas con tarjeta de residencia y con doble ciudadanía que incluya la estadounidense y la de cualquiera de esas naciones. El nuevo bosquejo de orden ejecutiva ya no ordena a las autoridades que pongan especial atención —y rechacen— a refugiados sirios cuando procesen nuevas solicitudes de visa.

La fuente indicó que el borrador está sujeto a cambios antes de ser firmado, lo cual —según Trump— podría ocurrir esta semana.

Al ser consultada sobre el decreto modificado, la vocera de la Casa Blanca Sarah Huckabee Sanders dijo que el documento que circula es un borrador y que pronto se publicaría la versión final. El Departamento de Seguridad Nacional no respondió de momento a una solicitud de comentarios.

El periódico Wall Street Journal también reportó que el borrador actual del decreto modificado se enfocaba en las siete naciones pero excluía a personas con tarjeta de residencia permanente, conocida como green card.

El decreto original de Trump ocasionó caos en varios aeropuertos alrededor del mundo cuando los viajeros, incluidos residentes permanentes de Estados Unidos, quedaron varados al entrar en vigor la orden ejecutiva. Abogados brindaron asistencia jurídica a los retenidos y manifestantes llegaron a los aeropuertos una vez que se propagaron las noticias sobre la implementación del decreto.

Si bien los refugiados sirios ya no son rechazados automáticamente bajo el nuevo decreto, es muy probable que el ritmo de ingreso de refugiados de todos los países a Estados Unidos disminuya significativamente, ya que las cortes que suspendieron el decreto no abordaron el límite de los 50.000 refugiados por año establecido por Trump, una reducción de más de la mitad con respecto al límite impuesto por el gobierno de Barack Obama.