Noticias El Periódico Tarija

GABRIELA FLORES/BOLINFO/TARIJA
(elPeriódico, febrero 19/2017) Las redes sociales son indispensables en los tiempos actuales, ya que son útiles para conectar a personas que se encuentran en distintos lugares del mundo, y hasta sirven para realizar compras sin necesidad de salir de casa. Pero, ¿hasta dónde la tecnología es segura? Hoy en día se sabe de varios casos de internautas que sufrieron estafas y hasta secuestros tras haber tenido “encuentros” por las redes sociales.
El ingeniero de sistemas Osmar Tito explicó a elPeriódico algunos de los métodos para no ser vulnerado a través de sus perfiles virtuales en Facebook, WhatsApp y Twitter, entre otros.
“Lo que uno siempre busca cuando tiene una red social es proteger sus datos privados, pero como es una red eso es medio imposible; aunque se pueden tomar algunas medidas que permiten que se pueda mostrar al público lo que uno quiera mostrar y que no siempre lo que se publica sea visto por todo el mundo”, explicó el profesional.
Asimismo, aseguró que existen varias herramientas disponibles en las configuraciones de Facebook, para hacer de este espacio una plataforma tecnológica más privada.
“Hay cuatro opciones que muestra Facebook: una es hacer visible una publicación para todo el mundo; la segunda opción es donde te dice que la foto puede ser vista por los amigos de los amigos, entonces personas que no son tus amistades, pero sí de tus amigos, podrían ver la foto o, tercero, que solamente vean tus amigos. La cuarta opción es la personalizada, en la que tú seleccionas quién puede ver o no ver esa foto. Si uno configura estas opciones en la red social puede protegerse un poco, pero no al cien por ciento”, expresó Tito.
El robo de fotografías para crear cuentas falsas en la red social Facebook es muy común, pero, según el experto, no existen normas para regular y proteger las identidades de las personas que son usuarias de las redes sociales.
“Varias chicas que son modelos dicen que no tienen una cuenta ‘doble’, sino que otra persona descargaba (fotos) de su perfil, eso al ser aceptado por ella. Entonces, la única alternativa que se podría tomar en cuenta es hacer una denuncia en Facebook; mientras más sean las denuncias que se hace al perfil, más factible va a ser que ese perfil sea bajado. Si uno hace la denuncia mediante la red social es posible dar de baja un perfil falso”, indicó el informático.
Tito expresó que la única recomendación valedera para cuidar la identidad de los hijos, jóvenes y hasta adultos mayores de los peligros que incluyen las redes sociales es simplemente no aceptar a cualquier persona como amigo, sino asegurarse de conocer a quien realiza la solicitud.
“La recomendación más práctica que puedo dar es que siempre se tiene que tener en cuenta en una red social que solamente se tenga amigos que realmente uno conozca y no amigos de los amigos que van agregando, ahí es donde acurren estos problemas. Uno puede tener 5.000 amigos, pero de esos solo conoce a unos 200, eso está mal y, segundo, no subir siempre todo lo que uno hace. Es lamentable que muchos jóvenes suben cualquier cosa que hacen: ‘Estoy en el colegio, estoy en el baño’, esto hasta cierto grado es muy peligroso porque las malas personas utilizan esos datos para estudiarte, para saber dónde estás y a qué hora haces las cosas”, advirtió Tito.

Las redes sociales y la trata y tráfico de personas
Las redes sociales y los anuncios laborales continúan siendo el anzuelo más eficaz para que se siga cometiendo el delito de trata y tráfico de personas, puesto que es el segundo “negocio ilícito” más rentable en el país.

Las víctimas, por lo general, son mujeres y en muchos casos estas son menores de edad. Las personas que caen en este ilícito son sometidas al encierro, explotadas sexual y laboralmente y, en muchos casos, son llevadas a otras ciudades o simplemente son sacadas del país.

Las víctimas, en más de un 90 por ciento, son mujeres; en algunos casos están comprendidas entre las edades de 14 a 20 años. En otros grupos están por los 25 años, en adelante. “Lamentablemente está ocurriendo en nuestro país y es penoso saber que muchas veces los que captan a las víctimas están usando el internet a través de las redes sociales y en muchos casos están ofreciéndoles trabajos como modelos y, una vez que caen, son llevadas para otros fines, como la prostitución”, aseguró una activista por los derechos de la mujer, quien prefirió no ser identificada.

También mencionó que no es confiable publicar todos los datos de una persona en las redes de internet, ni siquiera las actividades que se realiza, puesto que esto sirve de información para que los que están en el ilícito de la trata y trafico aprovechen. “En el caso de los anuncios labores, muchas veces les quieren llevar a otras ciudades o les quieren sacar del país, prometiéndoles jugosos sueldos que es difícil creer, pero existen casos en los que las personas llegan a caer y terminan siendo víctimas de trata”.