Noticias El Periódico Tarija

ERBOL

“Agradezco a Dios que estoy vivo”, afirmó el alcalde de Achacachi, Édgar Ramos, cuya vivienda fue quemada en la jornada de violencia que se vivió el martes en esta localidad de la provincia Omasuyos de La Paz.

En contacto con la Red Aymara de ERBOL, el Alcalde electo por el MAS denunció que quisieron matarlo bajo el argumento de que debía dar un informe de su gestión a los vecinos.

La violencia se desató el martes en Achacachi al terminar un paro de 48 horas que realizó la Federación de Juntas Vecinales (Fejuve). La medida de presión se convocó porque el Alcalde no dio su informe en un cabildo la semana pasada.

Los vecinos se enfrentaron con los Ponchos Rojos que apoyan al burgomaestre. La violencia desembocó en la quema de la vivienda del Alcalde.

El fiscal departamental, Edwin Blanco, aseguró que no hubo muertos en la jornada de violencia, pero aún se desconoce el número de heridos y tampoco hay aprehendidos.

El alcalde Ramos acusó a partidos opositores de promover la violencia y discriminación hacia su persona. Dijo que se contrataron a jóvenes para agredirlo e incluso acabar con su vida.

“Incluso quemaron mi casa, y si yo hubiese estado en el interior de mi casa yo estaría muerto, por lo que agradezco porque estoy vivo a las autoridades originarias, también agradezco a Dios porque estoy vivo”, manifestó.

Comisión de Fiscales

El fiscal departamental informó que, por instrucción del fiscal general Ramiro Guerrero, ha conformado una comisión de tres fiscales para investigar los hechos de violencia en Achacachi.

Blanco señaló que junto a la Policía ya diseñó un trabajo de apoyo institucional para este caso, y además él personalmente supervisa este tema para sancionar a las personas que cometieron destrozos.