Noticias El Periódico Tarija

 

INFOBAE

Los muertos en el operativo de la policía y las Fuerzas Armadas de México contra el cártel Beltrán Leyva aumentaron el domingo a 15 en Nayarit, entre ellos uno de los líderes de la banda narcotraficante, según informaron las autoridades, que mantiene un retén de seguridad en la zona.

Los enfrentamientos comenzaron el viernes cuando las agentes en tierra realizaban un seguimiento a Juan Francisco Padrón Sánchez, uno de los líderes del grupo conocido como «El H-2», en la ciudad de Terpic, capital de Nayarit, según reporta el periódico mexicano El Universal.

En un momento el grupo de Padrón Sánchez abrió fuego con «armas de alto poder» contra las autoridades, que solicitaron apoyo militar.

En consecuencia un helicóptero Blackhawk de la Marina mexicana abrió fuego contra los miembros del cártel, provocando la muerte de «El H-2» y siete de sus acompañantes, según un comunicado de la esa fuerza.

Las espectaculares imágenes de la aeronave descargando su poder de fuego en el medio de la noche recorrieron las redes sociales.

Tiempo después, en las inmediaciones del aeropuerto de Tepic y durante un recorrido de vigilancia, los narcotraficantes abrieron fuego por segunda vez contra las fuerzas federales y hubo otros cuatro muertos entre sus filas.

Finalmente se encontraron otros tres cadáveres presuntamente asesinados por los narcotraficantes, según informó el gobernador de Nayarit, Roberto Sandoval.

En tanto, policías y soldados aún realizan retenes en las principales avenidas y rutas de Nayarit, especialmente las que comunican con los vecinos estados de Sinaloa y Jalisco.

Sinaloa y Nayarit viven una escalada de violencia criminal tras la captura de «El Chapo» Guzmán, líder del cártel de Sinaloa que en el pasado fue un aliado del cártel de los hermanos Beltrán Leyva.

Este último viene perdiendo poder por la caída de los hermanos. Alfredo fue detenido en 2008; Arturo, «El jefe de jefes», murió en un enfrentamiento con el ejército en 2009; y Héctor fue capturado en 2014.

Se calcula que más de 177.000 perosnas han muerto asesinadas en México desde que el gobierno lanzó una guerra contra el narcotráfico en 2006, involucrando a las tres fuerzas armadas y a la policía federal en la lucha.