Falsa alarma en Espírito Santo, acordaron finalizar la huelga pero la medida continúa

 

INFOBAE

Los policías del estado brasileño de Espírito Santo no retomaron este sábado sus tareas pese al acuerdo alcanzado para poner fin a una huelga que sumió a la zona en el caos, pues los familiares de los uniformados seguían bloqueando los accesos a los cuarteles.

Según los términos del acuerdo firmado en la noche del viernes con las autoridades locales, los policías y bomberos militares se comprometieron a retomar sus tareas este sábado a las 09:00 GMT. Pero la situación seguía incambiada.

«Conversamos con nuestros soldados y pedimos sentido común y que retomen las actividades. Son más de 100 muertos», afirmó el secretario de Derechos Humanos de Espírito Santo, Julio Cesar Pompeu, en declaraciones recogidas por la estatal Agencia Brasil.

En el acuerdo, que no recoge las reivindicaciones salariales de los agentes, el gobierno se compromete sin embargo a realizar las promociones de los policías que lo merezcan por ley -y que aún no disfrutaban de su nueva categoría-, así como a formar una comisión para revisar la carga horaria de los trabajadores.

En la reunión, sin embargo, no participaron representantes de los familiares, en su mayoría mujeres, que desde hace una semana bloqueaban la salida de los cuarteles en reclamo de mejores salarios y condiciones laborales para los uniformados, que por la Constitución no tienen derecho a hacer huelga.

La protesta dejó las calles de Vitoria, la capital de Espírito Santo, así como de varias ciudades de este estado del sudeste de Brasil, sin patrullaje durante siete días.

Aunque el gobierno federal desplegó tropas para contener la situación, se reportaron más de un centenar de asesinatos desde que empezó la huelga, así como saqueos y agresiones.