El «fantasma del amor», la historia de un Rolls-Royce se convirtió en un palacio

Clarence Gasque le regaló a su esposa Maude un Rolls-Royce Phantom I único, que le valió el romántico apodo. Inspirado en María Antonieta y en el arte barroco, fue decorado por tapiceros y artesanos expertos. Acaba de ser subastado por 800 mil euros. La hermosa historia de amor detrás del vehículo más caro del mundo de su época


(INFOBAE) Bonhams, la casa de subastas automovilísticas más emblemática, describió: «En el viejo mundo del automóvil, el Rolls-Royce tiene uno de los interiores más magníficos que jamás se haya construido, el interior, la parte trasera del coche es una obra de arte y un pedazo de historia, es como entrar en una finísima mansión georgiana». El 4 de diciembre de 2016 lo vendió en 800 mil euros. Es el último capítulo de la leyenda del «fantasma del amor», el Rolls Royce antiguo más aristocrático de la historia.

resizer-4
Clarence Gasque le regaló a su señora Maude un auto único, con un habitáculo refinado al extremo

Es uno de los mejores autos británicos jamás fabricados. Es un palacio introducido en las medidas de un automóvil de época. Obra y consecuencia del capricho del director financiero de la cadena de supermercados Woolworths, Clarence Gasque, el Phanton I se concibió para ser una demostración de amor. Un encargo sin fronteras de presupuesto. En 1926, millonario, amante de la historia francesa del siglo XVIII y enamorado de su esposa Maude emprendió un proyecto magnánimo para encandilar a su amada. «El fantasma del amor» costó el equivalente a una propiedad de aquellos años.

El Sr. Gasque compró el chasis y el tren de rodaje a la compañía automotriz por 1200 libras (1350 euros). Un carrocero de la ciudad de Wolverhampton, un tal John Barnett, se encargó de personalizarlo con una decoración inverosímil, expropiada a los más distinguidos palacios. Tenía detallado por encargo construir un auto perfecto. El propietario aceptó la remodelación a ciegas y se negó a verlo sin estar acabado. Una visita casual al Victoria and Albert Museum de Londres resultó inspiradora para Barnett. Allí encontró una silla de seda perteneciente a María Antonieta de Austria: el regalo ideal para asignarle romanticismo y exclusividad al Rolls-Royce.

«El fantasma del amor» demandó diez meses de trabajo. Artesanos y tapiceros de Aubusson, la fábrica de alfombras más prestigiosa de Gran Bretaña, colaboraron con la comisión de Barnett para imprimirle una filosofía singular a la obra. «Increíblemente palaciego», anunciaban quienes lo vieron nacer. El mítico auto precisó una inversión de 6500 libras (7300 euros), de las cuales se destinaron 4500 libras (5000 euros) a ambientar el interior con detalles versallescos. Una casa mediana de época cotizaba, por aquel entonces, alrededor de 5.000 libras. Se había convertido, además de una fastuosa pieza material del amor, en el auto más caro de la época.

resizer-1
Diez meses tardaron el restaurador Barnett y tapiceros de Aubusson, la fábrica de alfombras más prestigiosa de Gran Bretaña

Ilustraciones del período Rococó y el barroco tardío, querubines desnudos distribuidos por el techo, armario para bebidas tapizado a tono, decorado con un reloj francés de bronce dorado, dos vajillas de porcelana bañadas en oro con motivos florales, una vitrina lujosa operaba como límite de una división interna, detalles en bronce, escenas barrocas, tecnología depurada y en honor al origen francés de la familia Gasque, un falso escudo de armas le atribuía excelencia. Entrar al habitáculo del fantasma del amor era como ingresar al célebre Palacio de Versalles.

Como paradoja del destino: el coqueto Phantom I tuvo apenas 18 meses de gracia. Hasta cuando murió Clarence Gasque a los 54 años. Maude, viuda y sin hijos, continuó su vida dedicada al bienestar animal y culturista del veganismo, propagando estas conductas a bordo del auto que le había obsequiado su esposo. Hasta que en 1937, «el fantasma del amor» fue castigado al olvido en el encierro de un garaje.

resizer
El mítico auto precisó una inversión de 6500 libras, más que el valor de una casa promedio de aquellos años

Luego, el auto inició un largo recorrido por millonarios y coleccionistas. En 1952 pasó a manos de Stanley Sears, un ferviente fanático de Rolls-Royce. En la década del ochenta fue vendido a un magnate japonés en un millón de libras esterlinas. Luego los trascendidos declaran que por el doble otro coleccionista nipón pagó por quedarse con el palacio sobre ruedas. En 2002, el vehículo reapareció por Estados Unidos e inmediatamente fue repatriado por el Reino Unido. Hasta diciembre de 2016, cuando un anónimo comprador desembolsó cerca de 800 mil euros en «el fantasma del amor», el pretencioso regalo de Clarence Gasque a su esposa Maude, una obra de arte y un pedazo de historia, como entrar en una finísima mansión georgiana.