Noticias El Periódico Tarija

REDACCIÓN/BOLINFO/TARIJA

(elPeriódico-diciembre 19/2016) La aerolínea fantasma Aerochaco, que opera con vuelos de Tarija a Yacuiba a través del alquiler de aeronaves a la Fuerza Aérea Boliviana (FAB), ha cambiado repentinamente de nombre y ha pasado a llamarse “Vuelos expreso”.

La semana pasada elPeriódico reveló que la supuesta aerolínea Aerochaco no existe ya que ni la Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC) ni la Administración de Aeropuertos y Servicios Auxiliares de la Navegación Aérea de Bolivia (Aasana) tenían conocimiento de la empresa ni habían tramitado ninguna solicitud para operar. Además, se verificó que tampoco Impuestos Nacionales ni Fundempresa tenían registrada ninguna empresa bajo el nombre de Aerochaco.

vuelo-expreso-2-copia

Ante estas publicaciones, este diario comprobó con sorpresa como la información web de la supuesta empresa Aerochaco había desaparecido. En la página ya no aparece el nombre de Aerochaco por ningún lado, ni las publicidades en las que se informaba del precio de 350 bolivianos por pasaje de Tarija a Yacuiba. Sin embargo, la página continúa activa, pero ya no con el nombre de Aerochaco sino que ahora se hace llamar “Vuelos Expreso”.

La única información que aparece es el mismo logo usado por Aerochaco que ahora está asociado a Vuelos Expreso. Asimismo, en la página se sigue utilizando la aeronave de la Fuerza Aérea Boliviana (FAB) en las instalaciones de la IV BRIGADA ÁREA de Tarija.

Vuelos Expreso sigue ofertando los vuelos “expresos diarios entre Tarija y Yacuiba” en el que da unos números de celular para solicitar información. Curiosamente, los números de celular que aparecen ahora a “Vuelos Expreso” son los mismos que se encontraban en la publicidad de Aerochaco.

Según constató elPeriódico, la empresa dejó de operar vuelos en esta semana debido a que, según indicaron las agencias de viaje que ofertaban los vuelos de esta supuesta compañía, “las aeronaves se encontraban de mantenimiento”.

La FAB guarda silencio

A pesar de que el comandante Sergio Lora reconoció que alquila sus aeronaves, “no a una aerolínea sino a un particular”, las instancias nacionales de la Fuerza Área Boliviana (FAB) por el momento han preferido guardar silencio.

elPeriódico contactó con fuentes del Ministerio de Defensa para conocer su versión sobre esta situación y desde la entidad dirigieron a una serie de oficiales de las Fuerzas Armadas para que brindarán la información oportuna.

Primeramente, fue el teniente coronel Miguel Flores, quien aseguró estar de vacaciones y no conocer la situación, posteriormente el Coronel Soria también indicó que no estaba al tanto de la situación y finalmente el jefe de Operaciones de la FAB, el general Pérez, indicó que para brindar alguna información al respecto ha de enviarse una carta por escrito al comandante general de la Fuerza Aérea Boliviana”.

“Si usted quiere algún tema oficial conmigo o con la Fuerza Aérea debe dirigirse de manera oficial. Si usted quiere hablar con el comandante general de la Fuerza Aérea ha de enviar una carta oficial”, manifestó el general Pérez.

No obstante, a través del equipo de comunicación de la FAB se tuvo constancia de que el comandante General de la Fuerza Aérea Boliviana, Celier Arispe, envió una misiva al ministro de Defensa, Reymi Ferreira, fechada el 13 de diciembre de 2016, en la que le informaba de que no hay ninguna Aerolínea ni taxi aéreo registrada bajo el nombre de Aerochaco.

“Mediante el presente me permito informar a su autoridad que la Fuerza Aérea Boliviana a través de sus Unidades Operativas efectúa vuelos de Producción que se enmarcan en la Ley 1405 artículo 134”, inicia el escrito que posteriormente cita el contenido del mencionado artículo.

“El presupuesto de las Fuerzas Armadas provee monto para cada gestión fiscal, en función de sus actividades, composición organización y equipamiento de sus unidades, así como de las prioridades que determina la política del Alto Mando Militar, siendo el origen de dichos recursos, los provenientes: Del Tesoro General de la Nación, De los Ingresos generados por las Fuerzas Armadas, sean corrientes o de capital y otros recursos”.

Asimismo, explica en la carta que “la actividad de vuelos de producción está regulada de acuerdo a la Directiva de la FAB Nº 15/14” e informa de los artículos publicados por elPeriódico acerca del caso de Aerochaco.

“En relación al artículo realizado por el medio de prensa “elPeriódico” sobre la existencia de una empresa Aerochaco en la ciudad de Tarija y que fuera operada por aeronaves de la FAB, informo a su autoridad que realizadas las consultas con el Sr. Cap. Saavedra Director Regional de la DGAC Tarija, nos explicó que no tiene registrada a ninguna aerolínea o taxi aéreo de nombre Aerochaco; asimismo ni siquiera ha iniciado un trámite de certificación”, finaliza la carta.

vuelo-expreso-3-copia

Por el momento eso es todo lo que se sabe del actuar de la Fuerza Aérea Boliviana y del Ministerio de Defensa sobre la aerolínea fantasma Aerochaco. elPeriódico, debido a la negativa de las instituciones a cargo de esta situación a emitir declaraciones, desconoce si se ha abierto una investigación al respecto o si Aerochaco, ahora Vuelos Expreso, seguirá ofertando vuelos al margen de la normativa y regulación de la aeronáutica civil.

Aerochaco sin seguro de vida

Tal y como publicó este diario en una edición anterior la aerolínea fantasma Aerochaco no oferta seguro de vida a sus pasajeros, lo que, a juicio de los expertos, es un riesgo y un peligro para los usuarios que vuelen en ella.

Eso es un gran problema y aconsejo que no haya más demanda de estos pasajes porque existe un peligro inminente ya que ante cualquier contingencia mortal no va a haber seguro que pueda cubrir la póliza tanto de muerte como de incapacidad total, es muy peligrosa esta circunstancia”, apuntó el abogado y experto en Derecho Aeronáutico Raúl Pino-Ichazo Terrazas.

Pino-Ichazo explicó que toda aerolínea que opere con civiles debe dejar claro y de forma manifiesta en el contrato impreso toda la información acerca de los seguros de viaje tanto en caso de contingencias o catástrofes o pérdidas de equipaje. En este caso, elPeriódico constató en uno de los boletos que expende la compañía Aerochaco que no existe ninguna información al respecto.

“Cuando usted reciba el billete de pasaje tiene que estar impreso el contrato y ese contrato tiene que decir claramente la responsabilidad ante cualquier contingencia, muerte, incapacidad o pérdida de equipaje. Si no existe ese tipo de información en el contrato se debe tener enorme cuidado”, advirtió el experto.

El comandante de la IV Brigada Área de Tarija, Sergio Lora, quien está al cargo de los alquileres de las aeronaves, indicó que las aeronaves de la Fuerza Área Boliviana tienen seguro sin embargo es un seguro militar no civil y está al margen de la regulación internacional de vuelos civiles.

El problema es que son diferentes seguros. La Fuerza Área puede estipular un monto sumamente bajo de indemnización y totalmente decidido por determinaciones propias de la Fuerza Aérea. En cambio, las aeronaves civiles, que tienen permiso, tienen una regulación internacional que para asegurar en contingencias mortales deben pagar 55.000 dólares mientras que por el contrario las fuerzas militares normalmente aseguran por 5.000 o 6.000 dólares. Esa es la gran diferencia y la inestabilidad que surge ante esta circunstancia”, manifestó Pino-Ichazo.

El seguro militar cubre a todas las personas del vuelo sin embargo la cantidad es inferior con respecto a las de las aerolíneas comerciales.

“Imagínese por una muerte o incapacidad total para toda la vida, a un pasajero le van a indemnizar por 5.000 o 10.000 dólares. Es una forma que ellos arbitrariamente colocan en el contrato, pero no es la regulación internacional de aeronáutica civil.  La regulación internacional dice que lo mínimo que se debe asegurar un pasajero son 75.000 dólares y tampoco es una cifra que compense una muerte, pero por lo menos es más relevante para salir adelante. Es un riesgo muy elevado para los pasajeros al no contar con un seguro regulado por la aeronáutica civil”, resaltó el experto abogado. (eP)