Noticias El Periódico Tarija

INFOBAE

El Consejo de Seguridad de la ONU votará este domingo un proyecto de resolución francés para que el organismo supervise el proceso de evacuación de civiles y combatientes rebeldes de la ciudad siria de Alepo.

El voto está previsto para las 11 de la mañana, hora de Nueva York (16 GMT). La iniciativa busca que personal de la ONU coordine y observe la salida de habitantes de Alepo oriental. En ese sentido, se solicita al secretario general, Ban Ki-moon, redesplegar rápidamente personal humanitario de Naciones Unidas ya presente en Siria en pos de una «vigilancia adecuada y neutra y de una observación directa de la evacuación de las partes sitiadas en Alepo».

Sin embargo, Rusia, aliado al régimen del dictador Bashar al Assad, se dispone a vetar el proyecto. «No podemos permitir que sea aprobado porque es un desastre», declaró el embajador Vitaly Churkin a los periodistas.

En los últimos días, miles de personas han sido evacuadas del que fuera bastión opositor, reconquistado casi en su totalidad por las fuerzas progubernamentales.

El proceso, sin embargo, se detuvo el viernes y quedan personas pendientes de que se reanude en cumplimiento de un acuerdo entre las partes.

Las potencias occidentales han denunciado abusos contra algunos de los evacuados y consideran fundamental que haya una observación internacional del proceso.

Rusia, mientras tanto, se mostró este viernes escéptica sobre la posibilidad de que la organización pueda vigilar las evacuaciones y dijo que «desplegar observadores llevaría semanas».

Las autoridades francesas, sin embargo, consideran que la misión puede ser llevada a cabo con el personal de Naciones Unidas que ya se encuentra en la zona.

Tanto Francia como Estados Unidos han avisado de que si Moscú bloquea la adopción de la resolución, respaldarán la convocatoria de una sesión especial de la Asamblea General de la ONU para tratar de presionar a Damasco y sus aliados.

En lo que va de conflicto en Siria, la delegación rusa ha utilizado su poder de veto en seis ocasiones para paralizar iniciativas sobre la guerra en el Consejo de Seguridad.