«Creo que quiero amar mucho»: la oración de Jorge Bergoglio el día de su ordenación

Hace 47 años, el 13 de diciembre de 1969, un insospechado futuro papa Francisco se convertía en sacerdote. Pocos años después, en 1973, era designado provincial de la orden jesuita

resizer-7

 

(INFOBAE) Según su propio relato, Jorge Bergoglio descubrió su vocación religiosa un día de primavera tras un encuentro con un sacerdote en la Iglesia San José de Flores, en el barrio porteño en el que se crió.

Pese a la oposición de su madre, ingresó al seminario de los jesuitas. El día de su ordenación estaba próximo a cumplir los 33 años.

En aquella oportunidad, escribió esta oración:

Quiero creer en Dios Padre, que me ama como un hijo, y en Jesús, el Señor, que me infundió su Espíritu en mi vida para hacerme sonreír y llevarme así al Reino eterno de vida.

Creo en la Iglesia.

Creo en mi historia, que fue traspasada por la mirada de amor de Dios y en el día de la primavera, 21 de septiembre, me salió al encuentro para invitarme a seguirle.

Creo en mi dolor, infecundo por el egoísmo, en el que me refugio.

Creo en la mezquindad de mi alma que buscar tragar sin dar…, sin dar.

Creo que los demás son buenos y que debo amarlos sin temor y sin traicionarlos nunca buscando una seguridad para mí.

Creo en la vida religiosa.

Creo que quiero amar mucho.

Creo en la muerte cotidiana, quemante, a la que huyo, pero que me sonríe invitándome a aceptarla.

Creo en la paciencia de Dios, acogedora, buena, como una noche de verano.

Creo que papá está en el cielo, junto al Señor.

Creo que el Padre Duarte está también allí, intercediendo por mi sacerdocio.

Creo en María, mi Madre, que ama y nunca me dejará solo.

Y espero la sorpresa de cada día, en la que se manifestará el amor, la fuerza, la traición y el pecado, que me acompañarán hasta el encuentro definitivo con ese rostro maravilloso que no sé cómo es, que le escapé continuamente, pero que quiero conocer y amar.

Amén.

El próximo 17 de diciembre, el papa Francisco cumplirá 80 años.

El 13 de marzo de 2013, el mundo se sorprendía con la noticia de su elección como sumo pontífice de la Iglesia Catolica. Es el primer Papa latinoamericano y el primero jesuita.