Noticias El Periódico Tarija

No se puede negar que Willman Cardozo es un personaje de la política Departamental y Nacional que siempre que ha intervenido en asunto alguno, ha generado polémica, su lenguaje llano, directo, sin rebuscar mucho y con un evidente acento y sobretodo estilo chaqueño, no pasó ni pasa desapercibido. Desde aquel estudiante de Derecho que ya se mezclaba con los políticos de ese tiempo, acostumbrados a manejar todo desde la capital, olvidando a las provincias, que se incomodaban por la presencia de un «atrevido» provinciano que los miraba de frente. No tuvo las mejores relaciones con Mario Cossio ni Óscar Montes, quienes le cerraron varios caminos, fue colega de Evo Morales en la Cámara de Diputados.

De hecho que sus luchas y protestas no fueron bien recibidas por el «establishment» chapaco cuando ponía sobre la mesa el 45% de las regalías departamentales para el Gran Chaco, Cardozo siempre tuvo muy claro que lo suyo era pelear por temas de interés para su provincia, era y es su territorio, era donde tenía que sembrar y donde le pedirían cuentas pero donde también cosecharía buenos resultados. No tuvo miedo en discutir con quien se le puso al frente sobre ese 45% y hasta hablar del Pacto del Quebracho y el fantasma del Décimo Departamento. Sin duda, su posición le ha pasado una cara factura que aún está pagando en la ciudad de Tarija, pero que lo consolidó como líder indiscutido del Chaco. Se puede discutir sobre los acuerdos políticos de Cardozo en su carrera lo que le ha hecho ganar duros detractores que no le pierden pisada, se puede debatir sobre las luces y sombras de un político de raza que pisa fuerte en el Chaco, con rivales como Carlos Brú y otros que buscan el lugar que hoy ocupa. Que se recuerde, nunca perdió una elección y si bien probó con varias siglas, algo que muchos cuestionaron, probó también que su peso específico es sólido más allá de con quien candidatee. Demostró que el voto sí se puede delegar, así lo hizo apoyando a quien sería el nuevo alcalde de Yacuiba, Ramiro Vallejos que venció a Brú en las urnas y también logrando una diputación después de pedirle a la gente que vote por Marcela Vásquez. Su reciente alianza con el actual Gobernador Adrian Oliva, lo ha mostrado más cercano y comprometido con una agenda departamental y no sólo provincial.

Willman Cardozo a la par de exigir el porcentaje por regalías para el Gran Chaco, también comenzó a hablar de autonomía, sin duda aprovechó este sentimiento que flotaba desde hacia mucho en el ambiente no sólo en el Departamento sino en el Chaco, por eso el avance de este proceso a nivel regional tiene mucho que ver con él, un proceso que cierra un ciclo fundamental con la aprobación del estatuto autonómico este 20 de noviembre, fecha que al mismo tiempo significa el inicio de un nuevo tiempo que puede cambiar el mapa político de esta provincia. Seguro que hay muchos que pueden decir bastante de bueno y otros tantos bastante de malo sobre este controvertido político pero no se puede desconocer su influencia en puntos importantes y decisivos de la historia reciente del Chaco.