Noticias El Periódico Tarija

(elPeriódico – noviembre 11/2016) La ciudad de Tarija sufrió esta semana la inundación de sus calles por una fuerte precipitación, ocasionando acumulación de agua que no se limpia desde el lunes lo que ha generado el criadero de miles de zancudos que aparte de ser molestos para la población traen enfermedades como el dengue o o chikungunya, una situación que ha alarmado a las autoridades del Servicio Departamental de Salud (Sedes) se encuentran en emergencia.

El jefe de la Unidad de Malaria y Dengue del Servicio Departamental de Salud (Sedes), Felipe Gonzales, explicó que en diferentes lugares tanto en parques como en hogares el agua se estancó ya sea en baldes, turriles o llantas. “Hay que trabajar en el volteado de los recipientes en los que se podrían criar larvas, cuando empiezan a llover tienen que voltear todo que son los baldes, bañadores, todo aquello que utiliza agua para el baño que son turriles de ciertos litros hay que desechar o echarle desinfectante”, explicó Gonzales.

Consecuente a esto, el jefe de malaria y dengue indicó que de no hacer ninguna campaña para el limpiado o volteado de estos recipientes, en una semana se esperan “un millón de zancudos” o mosquitos que no solo son molestosos para la población sino que traen enfermedades.

“Día a día se incrementa más y si no hacemos nada con seguridad nos llenaremos de millones de mosquitos,  el cementerio por ejemplo está lleno de agua, se va a llenar de mosquitos que ahora están en periodo de larvas, hay que hacer una campaña de volteo”, expresó Gonzales.

Uno de los principales focos en los que se concentran grandes charcos con larvas es la zona del barrio de San Luis. elPeriódico visitó el sector de las lagunas de oxidación y los vecinos del barrio San Luis, por la preocupación latente de la acumulación de basura y agua estancada que genera un hábitat para las larvas de zancudo.

La situación de ese barrio es preocupante, la basura se encuentra esparcida por toda la zona y el olor que desprende es mareante.

Una vecina mostró su molestia por el descuido de la Alcaldía para este barrio en entrevista para elPeriódico ya que, según relató, nunca vio a personeros del Gobierno municipal de Cercado limpiar o realizar campañas de limpieza en la zona para prevenir los mosquitos.  “(El municipio) viene dicen, pero yo no los vi. Nosotros limpiamos nuestras canaletas, mi hijo paga para que se limpie, no hay donde salga el agua, usted mire no hay donde sacar. Hasta cuando no se podrán alcantarillados, los necesitamos”, dijo Laura Castillo.

Ante esto, el responsable de vigilancia epidemiológica del Servicio Departamental de Salud (Sedes) en Tarija, Marcelo Magne declaró que se están criando una cantidad preocupante de zancudos por la basura acumulada que la misma población arroja.

“Estamos tratando de prepararnos, como vieron la lluvia es una de las causas que ha provocado las inundaciones fueron los taponamientos de las boca tormentas, la eliminación de basura lo que se refiere a bolsitas, vasos de plástico que estos al llenarse de agua de lluvia en 7 días se puede criar una gran cantidad de huevos y posteriormente estos convertirse en zancudos”, aseguró Magne.

Pero además, los vecinos del Barrio San Luis lamentan el abandono municipal, ya que han de convivir, junto con los problemas de alcantarillado y asfalto, la falta de limpieza y los mosquitos , con el fétido olor que emana de las lagunas de oxidación.

“Nos sentimos totalmente abandonados, no sé cuándo vendrán o se acordarán aunque sea a empedrar nuestras calles, llueve fuerte aquí se llenan de agua nuestras casas, no se olviden pues de nosotros ya es el colmo”, lamentó Castillo.

Lagunas de oxidación problema a nunca acabar

Desde hace 26 años, todos los desechos del alcantarillado de la ciudad desembocan en las lagunas de oxidación, ubicada en el barrio San Luis, los olores fétido y la contaminación que emana este lugar mantiene en permanente alerta a los vecinos del Distrito 11 y en particular a las familias de San Luis, que reclaman desde hace una década la construcción de la planta de tratamiento de aguas residuales, proyecto postergado, primero por no tener un lugar donde emplazarlo y ahora por falta de recursos económicos.

Según los vecinos, las lagunas de oxidación, ubicadas en la zona sur de la ciudad, sólo debían permanecer en funcionamiento por 10 años, sin embargo, llevan 26 años y se desconoce si la nueva administración del Gobierno departamental ejecute el ansiado proyecto de la planta de tratamiento de aguas residuales. (eP)