Noticias El Periódico Tarija

VÍCTOR BURGUETE/BOLINFO/TARIJA

 (elPeriódico-noviembre 11/2016) Era un secreto a voces, pero ahora ya está confirmado. Las aguas del Guadalquivir tienen altos niveles de contaminación. Así lo explicó ayer el gerente de Auditoría Ambiental de la Contraloría General del Estado, Roberto Pérez, quien indicó que la entidad ya ha presentado a las instituciones involucradas el informe Auditoría Ambiental que se realizó en la Cuenca del río Guadalquivir para que en un plazo de días acepten o rechacen las recomendaciones.

Este diario ha ido informando durante todo este tiempo de una serie de acciones que provocan la contaminación de las quebradas y del propio Guadalquivir como los desechos de las curtiembres o del propio Matadero Municipal, situaciones a las que las autoridades involucradas han restado importancia. Sin embargo, esta auditoría confirma y respalda la agónica situación del Guadalquivir.

La auditoría de gestión ambiental ha sido realizada en un período de un año (de octubre de 2015 a octubre de 2016) y en ella se comprobó que la calidad de las aguas del Guadalquivir descendió a rangos de calidad media y mala. Se incrementó además la contaminación orgánica, su calidad biológica es preponderantemente crítica y existe disminución significativa de especies sensibles a la contaminación.

El estudio está basado en un análisis de la situación del río en los años 2008 y 2015 y la variación que se produjo en este periodo de tiempo.

Las entidades auditadas son el Ministerio de Medio Ambiente y Agua, el Gobierno Autónomo Departamental de Tarija, los gobiernos autónomos municipales de San Lorenzo, Tarija, Uriondo y Padcaya, la Cooperativa de Servicio de Agua y Alcantarillado de Tarija, la Entidad Ejecutora de Medio Ambiente y Agua y la Oficina Técnica Nacional de los ríos Pilcomayo y Bermejo, todas vinculadas a las gestiones ambientales de la cuenca.

Los resultados no han pillado por sorpresa a los activistas e instituciones ciudadanas que velan por la salud de la cuenca ya que llevan años alertando de la situación. Una de estas organizaciones es la Comisión Defensora del Agua y Medio Ambiente de Tarija quien lamenta la falta de actitud de las distintas instituciones que tienen competencia en el Guadalquivir.

 

“Era algo previsible porque la contaminación llega desde aguas arriba prácticamente desde San Lorenzo, donde echan sus aguas residuales al Guadalquivir a pesar de que tienen una planta de aguas residuales en Canasmoro pero no hay una empresa que la opere. En realidad todas las poblaciones que están desde Tomatitas hacia arriba hasta la normal de Canasmoro no tienen donde tratar sus aguas residuales y las terminan vertiendo e al Guadalquivir. Además no hay de donde se recojan las aguas residuales de Tabladita, Senac, Méndez Arcos  hacia San Blas”, manifestó el secretario de hacienda de esta organización, José Patiño.

Curtiembres y planta de tratamiento

Patiño recordó también la contaminación realizada por las curtiembres y la falta de una planta de tratamiento para la ciudad.

“Las curtiembres oficiales y las clandestinas hay un trabajo bárbaro para el municipio para que las empresas cumplan con estas aguas residuales, y llevarlas a San Luis, mientras exista una planta de tratamiento y sigan estas curtiembres vertiendo sobre las quebradas después bajando hacia el Guadalquivir, la contaminación va a seguir la contaminación creciendo”, apuntó.

Indiferencia de las autoridades

La comisión lleva un año y medio solicitando audiencias a las distintas instituciones como la Gobernación y el municipio para plantear una propuesta para mitigar la contaminación del afluente principal de la capital del departamento.

No ha habido una apertura para al menos escuchar a alguna de las organizaciones como la nuestra que solo quiere aportar en esta situación”, dijo Patiño quien cuestionó en particular los trabajos de la Cooperativa de Servicios de Agua y Alcantarillado de Tarija (Cosaalt.

El operador es un bidón de palo esperando a que le pasen las inversiones, dedicados exclusivamente a pensar en las dietas y fiestas sin generar políticas que ayuden a solucionar esta situación. La dejadez de Cosaalt está en los resultados, esto no es de ahora viene de los últimos años.  Lo que planteamos es la necesidad de construir una institucionalidad entorno al agua y saneamiento”, resaltó.

TIPAS

En relación a las tipas, que Cossalt y la Alcaldía han anunciado como la solución al abastecimiento de agua en la ciudad, Patiño indicó que está en duda la calidad del agua ya que se abastece directamente del Guadalquivir.

“Guadalquivir a la planta de tratamiento de Tabladita y mezclarla con el agua de el rincón de la Victoria es un paliativo pero preocupa cómo se estará trabajando en esa zona y el operador o el municipio podrán aclararla. No se está haciendo las acciones respectivas de control de calidad y mitigación, sin embargo, se hicieron las obras”, resaltó.

Al respecto, el gerente de Cosaalt, Cecilio Vargas, aseguró que el agua que se lleva a la planta de Tabladita cumple todo el ciclo de clorificación y desinfección.

Este agua es analizada por el departamento de calidad de manera periódica de acuerdo a la norma tanto en la fuente de bombeo como en la red de distribución por lo tanto nosotros podemos garantizar la calidad de esta agua que se distribuye a la ciudad”, apuntó.

En relación a la falta de actuaciones de las instituciones involucradas, Vargas quitó importancia a la situación ya que aseguró que solo son zonas y “no todo el Guadalquivir está contaminado”.

“Hay varios actores, los cuatro municipios, la Gobernación la OTN y Cossalt, queremos que se conforme un comité impulsor porque si no nos juntamos vamos a dispersar las fuerzas y lo vamos a hacer de manera aislada”, subrayó.

En relación a la situación de las empresas que contaminan y de las zonas que vierten sus residuos al río, Vargas reconoció que conocen esta problemática pero que ellos cumplen con la ley para dotar de agua potable a la población.

elPeriódico trató de contactar con el secretario de Medio Ambiente de la Alcaldía de Cercado, Álvaro Orozco, sin embargo, no pudo localizarlo.  (eP)