Noticias El Periódico Tarija

Hemos aplaudido algunas iniciativas del municipio de Cercado de comunicar a través de las redes sociales en que puntos de la ciudad, en especial en el centro, se realizarán algunos trabajos pero vemos que no son suficientes ni permanentes, el momento menos pensado nos encontramos con vías cerradas, con obreros rompiendo el asfalto, con morros de tierra, con máquinas funcionado, etc. sin que nadie se haya tomado el trabajo de avisar de que se trata y de cuando a cuando se tendrán esas incomodidades, la ciudad no sólo es el centro y quienes viven en otras zonas merecen igual respeto.

En particular en barrios más alejados que no tienen varias vías de comunicación o desconcentración, es un gran problema cuando se corta la única vía de acceso y para colmo sin comunicación. Las quejas de vecinos por estos motivos llegan hasta nuestra redacción con toda la razón ya que no son tomados en cuenta por una institución donde trabajan funcionarios públicos que deben servir a la gente y no burocrátizar los trámites y tratar mal a las personas. Ese formato de funcionario público aún no fue desterrado por desgracia y el cambio debe comenzar por ahí.

Quién puede oponerse a que se hagan obras aunque sea de las más pequeñas o elementales?, es muy difícil encontrar a quien no destaque que se van atendiendo las necesidades del pueblo pero se debe exigir que se de prioridad a unas por sobre otras porque simplemente unas son más importantes que otras. Se debe saber distinguir entre lo urgente y lo importante para encarar una gestión equilibrada, de consulta, de diálogo y cercanía con la gente, caso contrario se corre el riesgo de hacer pero no de solucionar problemas que soporta el ciudadano y eso de hecho que generara reacciones adversas porque desnudara una gran falencia en nuestras instituciones en general… la falta de planificación.

En ciertos portales encontramos reclamos por trabajos que se realizan los días más caóticos y en los peores horarios cuando podría planificarse mejor y establecer días en los que por ejemplo el tráfico vehicular es menor u horarios en los que no se contribuye con el caos, pero no sucede así, por el contrario, a veces da la impresión que se lo hace a propósito porque no se concibe que profesionales no tengan esa capacidad de previsión. Como cuando se abre una zanja en una calle el día previo a un feriado o a un sábado sabiendo que no se terminará el trabajo y se dejara a los vecinos con una incomodidad mayúscula. Simplemente se pide aplicar el sentido común y demostrar respeto hacia el ciudadano.