Obispos indignados, piden detener espiral de violencia

Los obispos de la Conferencia Episcopal de Bolivia (CEB) emitieron un comunicado donde expresan su indignación por los hechos de sangre y exhortan al Gobierno y a los sectores en conflicto detener la violencia y las agresiones criminales.

El Secretario General de la CEB, Mons. Aurelio Pesoa, dio lectura al documento, donde denuncia que la espiral de violencia vuelve al país, porque ha cobrado la vida de al menos, tres hermanos bolivianos, además de numerosos heridos, entre policías y mineros cooperativistas.

“En nombre de Dios, ¡deténganse!, no podemos ceder irresponsablemente a la lógica perversa de la violencia, con presiones irracionales, agresiones criminales, confrontaciones y represalias. El país demanda urgentemente de sus autoridades y de todos los sectores movilizados predisposición sincera y capacidad de diálogo responsable”, dice el comunicado.

Advierten que la administración de justicia tiene en estos momentos, “una grave responsabilidad, ya que tiene la obligación de esclarecer las muertes y agresiones con transparencia, idoneidad y objetividad. Los responsables deben ser identificados a fin de que asuman las consecuencias de sus actos”.

Señalan que los crímenes que han sucedido tienen autores individuales, por más que intenten esconderse detrás del anonimato grupal. Llamamos a la conciencia personal de los que los han cometido para que asuman su responsabilidad penal y moral.

Los obispos elevarán sus oraciones por las familias que perdieron a sus seres queridos y piden al Señor ilumine para ser capaces de reconciliación entre todos, especialmente en este Año Jubilar de la Misericordia. “Perdona nuestras ofensas”, Señor, y ayúdanos a perdonarnos en esta hora difícil.