«Justificar un tipo de error es justificarlos a todos»

201

Por Ester Chaym

Bolivia ocupa el puesto 113 de 187 países en materia de Índice de Desarrollo Humano. El índice de desarrollo humano (IDH) es un indicador del desarrollo humano por país, elaborado por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD). Se basa en un indicador social estadístico compuesto por tres parámetros: vida larga y saludable, educación y nivel de vida digno. Naturaleza intacta, Agua cristalina, personas felices y animales felices. Una cosa son los deseos y otra muy distinta la realidad.


La lenta muerte del Guadalquivir y de las reservas forestales además de otras catástrofes, son un indicador de lo contrario.

“Mientras la cumbre de Copenhague busca un acuerdo histórico para reducir la emisión de gases contaminantes a la atmósfera, el calentamiento global hace estragos en América Latina. Bolivia es uno de los países más afectados. El derretimiento de sus glaciares y la sequía dejarán sin agua a millones de habitantes en muy pocos años”.
¿Qué opinan los humanistas y ecologistas de Tarija? ¿Qué están haciendo las autoridades frente a la muerte lenta de sus gigantes blancos proveedores del vital elemento, EL AGUA?

Las conclusiones son catastróficas, casi apocalípticas. “Derretimiento de glaciares, aumento de la temperatura, sequías, inundaciones masivas, falta de agua en  ciudades como Tarija y Cochabamba… Uno de los datos más estremecedores es que estos pronósticos se harán realidad en pocos años.  El acelerado proceso del derretimiento de los glaciares, donde antes había lagunas, pozas, ríos cristalinos,  hoy sólo quedan cloacas imposibles de ser convertidas en  centros turísticos. Es como construir la casa empezando por el techo.

Tarija no es la excepción: “los científicos vienen advirtiendo desde hace tiempo sobre la futura desaparición de los glaciares y la escasez de agua como una de sus consecuencias directas. Lamentablemente estas proyecciones sombrías fueron en muchos casos superadas por la realidad. Lo que muchos expertos creían que sucedería en el futuro próximo ya está ocurriendo ahora”. Los glaciares subtropicales bolivianos están desapareciendo.

Bolivia es uno de los países que más está sufriendo este fenómeno. Para los científicos bolivianos y los humanistas y ecologistas de Tarija,  la falta de agua ya es uno de los temas más urgentes. “Si pocos años atrás la llamada guerra del agua llevó la muerte a varios ciudadanos que reclamaban por el acceso al agua en manos de empresas privadas, ahora el gran temor de ciudades como Tarija, Cochabamba, La Paz y otras es que el agua no alcance”. Las altas temperaturas no solo están derritiendo sus glaciares sino que además secan sus represas y lagos, ya sea por la falta de lluvias o la evaporación del agua.

Los humanistas y ecologistas de Tarija confirman que el racionamiento es inminente. El nivel de precipitaciones y agua acumulada está muy lejos de los niveles que se necesitan para proveer agua cristalina y potable a la población. La escasez de agua en Tarija es una bomba de tiempo a punto de estallar. El agua es vida y la futura falta de agua en Tarija Cercado y el resto de la región agravará aún más los agudos problemas de la población…

Graves pronósticos

Los humanistas y ecologistas de Tarija buscan que las personas, ya sean oriundas o no, tomen conciencia de lo que está pasando y las autoridades locales actúen de inmediato. Lo que sucede en Tarija y el resto de Bolivia se repite también en Perú, Ecuador, Colombia, Argentina, y en todos aquellos países que poseen este cristalino elemento llamado el nuevo oro azul; el gran tesoro de agua dulce, cristalina y fresca. “Un recurso que ya es escaso y que, a su vez, está desapareciendo a una velocidad más rápida que la estimada poco tiempo atrás”.

Los humanistas y ecologistas en Tarija, coinciden en que “es imposible revertir el cambio climático pero podemos trabajar para adaptarnos. Para eso se requiere educación y no sólo restringir el uso del agua con cortes esporádicos o candados en las canillas públicas, sino también llevar a cabo, de manera urgente, obras de infraestructura como nuevas represas que logren capitalizar al máximo las aguas de vertientes, las subterráneas y las provenientes de las lluvias”. Prohibir de inmediato que el Guadalquivir, otros ríos y lagos sirvan de cloacas para inmundos desechos, o para lavar ropa, camiones etc.

Hasta el momento, los cambios que experimenta Tarija parecen ir demasiado rápido, en especial la falta de planificación urbana y asentamientos humanos. Parece que no se puede dejar esta vital decisión a las acciones de los políticos, quienes deberían implementar la protección de la Naturaleza, el Agua, los Animales  y así la protección de las personas. Más que dinero la prevención requiere determinación para llevar a la práctica  y, de forma inmediata, la protección de los cuatro pilares fundamentales. De lo contrario los efectos serán mortales.

Los humanistas y ecologistas de Tarija, formadores de opinión, los nuevos líderes de un mundo en rápido y profundo cambio, tienen la difícil tarea de advertir, y presentar soluciones inmediatas frente a esta alarmante realidad. Muy pocos pasan de la toma de consciencia a la acción.  No hay excusas para no tratar de modificar nuestra catástrofe presente. Nuestra tarea y objetivo son la de dejar una mejor vida en el futuro inmediato.

“El vaciamiento poblacional en zonas rurales de Tarija, es una realidad latente. La falta de oportunidades laborales, los riesgos agropecuarios y la falta de infraestructura para la producción y sistemas de comercialización los productos agrícolas, hacen de las zonas rurales no aptas para miles de jóvenes que buscan oportunidades de mejorar su economía y acceder a otras formas de trabajo no agrícola”.

“El gasto público, concentrado en los Municipios, no ha desarrollado políticas de incentivo a la agricultura. Su tarea por ahora han sido grandes inversiones en mejoramiento urbano y micro proyectos orientados a la mitigación de efectos e impactos de eventos adversos de origen climático en vez de prevenirlos”.
“La orientación de los mercados internacionales a la agricultura ecológica de Tarija  podría constituirse en una alternativa para desarrollar la actual agricultura familiar”.

“En las provincias día a día cientos de jóvenes realizan un viaje sin retorno, con el objetivo de lograr acomodarse en la Argentina o las ciudades capitales con mayor desarrollo pero, al mismo tiempo, se concentran en pequeñas urbanizaciones con limitados servicios básicos primarios, generando cinturones de pobreza que se constituyen también en graves problemas para los Municipios Urbanos.

“Se talan bosques, se contaminan ríos y aguas subterráneas”. “La urbe de Tarija concentra actualmente al 67% del su población departamental”.  La deforestación expulsa a los jóvenes de sus regiones de origen y no sólo en Tarija. “Bolivia perdió 1 millón 820.000 hectáreas de bosques por efectos de la deforestación y mucho más ahora por efecto de los “incendios,” sobre los cuales no se tiene control. Eso sí, se afirma tener una base nuclear y basura radioactiva bajo “absoluto control”. Santa Cruz, es el que más impacto sufrió con 1 millón 388.903 hectáreas del total nacional, equivalentes al 76% de la destrucción. La deforestación se dio principalmente por la expansión de la agricultura mecanizada, seguida de la ganadería y la agricultura a pequeña escala y las “urbanizaciones” salvajes.

“Un bosque es una porción de tierra con una cobertura boscosa de al menos el 30 por ciento, sobre un área mínima de entre 0,05 a una hectárea, y de una altura mínima de árboles de entre 3 y 5 metros“. En consecuencia, bajo esta definición, algunas formaciones vegetales en el Chaco no fueron clasificadas como bosque“. Los humanistas y ecologistas de Tarija explican: “que  la deforestación es la principal causa de pérdida de bosques, la cual se tradujo en mayores emisiones de gases de efecto invernadero, disminución en la producción de agua y suministro de alimentos, reducción de la diversidad biológica, y pérdida de oportunidades de aprovechamiento sostenible.

“Ahora les toca a las instancias correspondientes definir políticas de reforestación y conservación inmediatamente». Según el experto ambientalista de Tarija “la deforestación se está dando básicamente como resultado de los procesos de ocupación humana de la región, que van acompañados de la conversión del bosque, mediante la construcción de vías camineras, asentamientos humanos y habilitación de tierras para usos urbanos”, lo cual paradójicamente lleva a hacinamientos. Al destruir tan desaforadamente la Naturaleza y contaminar el Agua en pos de “progreso” olvidamos que:
*En realidad Bolivia se ubica en el penúltimo lugar de la región latinoamericana, solo por encima de Haití en cuanto a ingresos per cápita.

*Cada día en Bolivia 246 adolescentes quedan embarazadas sin haberlo planificado, según datos aportados por el Gobierno.

*El 89.5% de los maltratos a niños y adolescentes se producen dentro del seno de la familia, según datos revelados por las Defensorías de la Niñez y Adolescencia. Los progenitores se constituyen en los principales agresores, sumando un 77%, ya que en 44.7% de casos el agresor es el padre del menor, en 32.9 % lo es la madre y en 2% el padrastro.

Resulta alarmante que aproximadamente tres de cada cuatro niños que sufren abusos, reciban maltrato y abuso precisamente de las personas que debieran protegerles, darles amor y proporcionarles un hogar seguro. También se verificó que tíos y tías son responsables del 4.8 % de los abusos, en tanto que los abuelos lo son en un 3.3 % y los hermanos. La infancia maltratada en Bolivia debe confrontar a su agresor cada día.

*Entre el 1 de enero y el 13 de agosto de 201,5 se cometieron 15 infanticidios. Cada 15 días se mató, en promedio, a una niña o niño de entre 0 a 12 años. Santa Cruz tiene los índices más altos.

*El desempleo se ha mantenido por encima del 10%. La tasa de desempleo urbano en el caso de las mujeres ha estado en el orden de 9,5 por ciento con tendencia aumentar. En el caso de los jóvenes también se ha mantenido un nivel elevado de 14,5 por ciento.

* Bolivia ocupa el primer lugar en el consumo problemático de alcohol, entre Argentina, Chile, Ecuador, Perú y Uruguay. La ingestión problemática de bebidas alcohólicas es: “cualquier forma de ingestión de alcohol que directa o indirectamente provoca consecuencias negativas para el individuo o para terceros: en las áreas de salud, armonía familiar, rendimiento laboral o escolar, seguridad personal y funcionamiento social”.

*El índice de criminalidad en Bolivia creció un 70% en la última década. En 2006, cuando Evo Morales llegó a la presidencia, la tasa de homicidio por cada 100.000 habitantes era de 6,21. El ministro de Gobierno informó que ahora esa cifra subió a 10,8. Desigualdad, narcotráfico y cultura de la violencia son los motivos del incremento.

*La trata y tráfico de personas va en aumento. Las principales víctimas son niños, niñas, adolescentes y jóvenes.

*El Fenómeno NINIS. De los 4 millones (de jóvenes), se estima que 180.000 no están ni trabajando ni estudiando. Esto es alarmante. Los “ninis” son una población inactiva, como resultado de un problema estructural de la sociedad y de la economía, que está relacionada por una parte con las pocas oportunidades laborales para los jóvenes.

*Según un estudio de la Cooperación Técnica Alemana, el 72% de los matrimonios en Bolivia termina en divorcio y se emiten, en promedio, 33 sentencias por día. Un estudio comparativo publicado en el diario español “El Mundo” muestra los porcentajes de divorcios por país. Bélgica, con 73%, lidera la lista. Bolivia ocuparía el segundo puesto.

Al desaparecer las familias, desaparece la base de una sociedad humanista y ecológica. Es más fácil mantener una familia sana y unida, Naturaleza intacta, Aguas cristalinas y Animales felices.