Estiman que Petroandina SA ingresó en fase de disolución

(ERBOL) Dos especialistas en hidrocarburos coincidieron en señalar que la empresa YPFB-Petroandina SA, un consorcio de YPFB-Bolivia y PDVSA.-Venezuela, va camino a la disolución tras el fracaso en el pozo Lliquimuni C-X1 en La Paz y la falta de inversiones en la sociedad.

Según el experto Hugo del Granado, Petroandina estaría en vías de disolución, porque no existe una contraparte (del 40%) que invierta y por los “fracasos” que tuvo desde el año 2007.

“Ese año (2007) tuvo en su poder 12 bloques. Siete en el sur y cinco en el norte; ha perforado un pozo en cada bloque, en el norte ha perforado Lliquimuni, seco; en Timboy, seco, y parece que ha agotado esas dos pruebas y han continuado con la sociedad emprendida con YPFB y esa sería la razón para que Petroandina estaría en los últimos días de su existencia”, señaló en entrevista con ERBOL.

Por su parte, Francesco Zaratti – un entendido en temas hidrocarburíferos – explicó que con el “conocido fracaso del proyecto Lliquimuni”, tras muchos años de exploración, la situación actual es “desastrosa”.

“Creo que no estamos en las mejores condiciones, es lo que hemos venido repitiendo 10 años. Hasta ahora no sabemos cuánto de reservas tenemos, existe la Ley 3740 que obliga a Yacimientos publicar cada año, hasta el 31 de marzo, el nivel de reservas certificadas existentes”, señaló

NEGOCIACIONESN CON BRASIL Y ARGENTINA

Por otra parte, Del Granado se refirió a las negociaciones de los nuevos contratos de venta de gas y recordó que Argentina ya adelantó que si Bolivia no le da el gas que necesita, adquirirá de Chile, lo cual sería una desventaja para negociar precios.

“Está en los límites el envío de gas a Argentina y esto se viene produciendo desde el año pasado por un problema de ajuste en Margarita para bajar hasta 11 millones de metros cúbicos”, manifestó.

Respecto a las negociaciones con Brasil, Del Granado dijo que existe una ventaja porque este país necesita gas porque su producción propia no alcanza para cubrir necesidades.

Sin embargo dijo que según estudios de la Confederación Nacional de Industrias de Brasil, el año 2022, Bolivia podría llegar a producir 17 millones de metros cúbicos por día; el 2023, sólo 10; el 2024 también 10; y el 2025 definitivamente ya no existiría gas para vender al Brasil.

Del Granado sostuvo que hay recomendaciones de una mayor inversión para que Bolivia salga de la parálisis en la actividad exploratoria.

Estiman que en un escenario restringido, debería invertirse unos 5.1 billones de dólares y en un escenario no restringido, 7.4 billones de dólares.

“Son montos muy grandes, que no están previstos en los programas del Gobierno para poder hacer frente a la continuidad del contrato de exportación de gas al Brasil”, indicó.