Griezmann, Renato Sanches y Robson-Kanu anotaron goles más bonitos en la Euro

AGENCIAS

Un balón en forma de globo del máximo goleador de la competición, Antoine Griezmann, un misil del portugués Renato Sanches y el galés Robson-Kanu como pesadilla de toda la defensa belga… Estos son los tres goles más bonitos de los cuartos de final de la Eurocopa-2016.

Griezmann, ya van cuatro:

El francés Antoine Griezmann tomó las riendas de la clasificación de máximos goleadores con su cuarto gol en la Eurocopa. ¡Y qué gol! En un desvío de Olivier Giroud, el atacante del Atlético de Madrid superó a cuatro defensas islandeses y obligó al portero Halldorsson a adelantarse. Elevó por encima del guardameta con un soberbio globo, gracias a su sangre fría, ofreciendo a Francia un cuarto gol justo antes del descanso (minuto 45). ‘Grizou’, que se decía que estaba cansado antes de la Eurocopa, después de una larga temporada y una final perdida en la Liga de Campeones ante el Real Madrid, es el arma ofensiva número 1 de los ‘Bleus’, que se enfrentarán a los campeones mundiales alemanes el jueves en semifinales.

Renato Sanches, un potente tiro:

Las alarmas se habían disparado en Portugal con la ventaja previa de Polonia. Pero el empate llegó con una genialidad de Renato Sanches, el joven diamante en bruto que ha firmado por el Bayern de Múnich. Controla con la derecha, se la coloca en el pie izquierdo y envía un misil ante el que nada puede hacer el arquero polaco Lukasz Fabianski, para igualar 1-1 (minuto 33). Portugal gana luego en la tanda de penaltis (5 a 3) y puede dar las gracias a su ‘nuevo Cristiano Ronaldo’, ese Renato Sanches que tiene 18 años oficialmente y cuya edad provoca especulaciones.

Robson-Kanu, sin club pero con talento:

Hal Robson-Kanu está sin club desde el jueves 30 de junio y el final de su contrato con el Reading, club de la segunda división inglesa, pero un día antes logró un soberbio tanto en unos cuartos de final de la Eurocopa, siendo uno de los héroes de la victoria galesa sobre Bélgica por 3-1. En un centro milimétrico de Aaron Ramsey, el número 9 controla el balón de espaldas a la portería, se da la vuelta y consigue el gol del 2-1 en el minuto 55. Su agente parece que ha recibido muchas llamadas desde entonces.