Noticias El Periódico Tarija

AGENCIAS

En un partido accidentado, emocionante en la primera mitad, aguado en la segunda, el campeón vigente Chile derrotó el miércoles a Colombia por 2-0, y disputará contra Argentina la final de la Copa América Centenario.

De esta forma se repetirá la final de la Copa América 2015 en Chile, ganada por La Roja a Argentina en tanda de penales.

Una tormenta de fuertes lluvias, acompañada de relámpagos y truenos, irrumpió al terminar la primera mitad del partido que se jugaba en el estadio Soldier Field de Chicago.

El técnico de Chile, Juan Antonio Pizzi, impuso un esquema 4-3-3, en ausencia de sus mediocampistas titulares Marcelo Díaz y Arturo Vidal. El primero lesionado, el segundo sancionado por acumulación de tarjetas amarillas.

José Pekerman optó por plantar a Colombia con un 4-3-2-1, al no contar con los también lastimados Farid Diaz y Carlos Bacca.

Apenas los equipos se asentaban en la cancha, cuando Chile soltó uno de sus ataques por las bandas para anotar el primer gol en el minuto 6, firmado por Charles Aránguiz

José Pedro Fuenzalida se coló por el carril izquierdo y metió un centro que el defensor colombiano Juan Cuadrado despejó mal de cabeza, poniendo la pelota en las piernas de Aránguiz, quien definió de pierna derecha su primer gol en el torneo.

Sólo pasaron otros cuatro minutos para que Chile volviera a marcar, dibujando en el horizonte la amenaza de otra goleada parecida al 7-0 que le dio a México en cuartos de final.

Pelotazo a Alexis Sánchez, que burló a Arturo Arias, chutó al palo y el rechace lo remató Fuenzalida: así se dibujó el segundo gol chileno.

En el 23, Colombia sacó una exclamación de la gradas cuando Roger Martínez encaró a Claudio Bravo y disparó fuerte, pero el capitán del seleccionado chileno detuvo el fuerte disparo a boca de jarro.

Poco después, Chile sufrió la baja de Pablo Hernández, por esguince de una rodilla, y remplazado por Erik Pulgar, jugador del Bologna de Italia.

– Pausa húmeda –

La segunda mitad se jugó luego de una pausa de dos horas y 30 minutos, en un terreno anegado, pero ello no restó velocidad a los dos equipos.

En el 56, Colombia se quedó con 10 hombres por la expulsión de Carlos Sánchez, amonestado con su segunda amarilla al cometer una segunda entrada fuerte sobre Aránguiz.

En inferioridad numérica, terreno mojado que le restaba velocidad, y el marcador pesando más que un saco de esponjas empapadas, Colombia tenía por delante un imposible.

Al final, el marcador no se alteró y la Roja se instaló en la final de la Copa América Centenario, donde el domingo buscará en Nueva York su segundo título frente a la Argentina de Lionel Messi.