La falta de civismo acaba con el bookcrossing en Tarija

COTE OLIVA/BOLINFO/TARIJA

(elPeriódico-junio 22/2016) La iniciativa del grupo de activistas de los Amigos de la Ciudad de Tarija de implementar varios arbolibros y pequeños libreros en diferentes puntos de la ciudad con el objetivo de fomentar e incentivar a la población a la lectura no ha tenido el éxito esperado ya que algunos incívicos han roto los puntos de libros y otros han robado los ejemplares y no los han devuelto.

La iniciativa no se ha inventado en Tarija, el ‘bookcrossing’ (nombre con el que se conoce a este movimiento de intercambio de libros) lleva años practicándose en otros puntos del globo. Países como México, Colombia, Argentina, España, Estados Unidos o la ciudad de Hong Kong han convertido el Bookcrossing en un elemento indispensable para sus vidas con el objetivo de que las calles del mundo sean una biblioteca que esté al alcance de todos.

Los amigos de la ciudad de Tarija intentaron aplicar el bookcrossing en la capital departamento para fomentar el intercambio de lecturas y conocimiento en los ciudadanos, sin embargo, la buena voluntad no ha servido y los libros han desparecido lo que ha roto la cadena de intercambio.

“La iniciativa es fantástica, el hecho que desaparezca un libro es una buena señal en el buen sentido de la palabra  ya que este libro será leído. Pero si se sustrae el libro y no se lee y menos se repone, es un acto delincuencial atribuirle a la ignorancia y a las malas costumbres”, opinó al respecto el director de la Casa de la Cultura, Nils Puerta.

En este sentido Puerta señaló que la iniciativa necesita ser reforzada por una campaña mediática en la que se incorpore la Alcaldía de Cercado, las Universidades, la Gobernación y el resto de las instituciones replicando la iniciativa en otras ciudades del departamento.

A su vez el Josip Bacotich, miembro de Los Amigos de la Ciudad de Tarija, dijo que si bien varias personas colaboran donando libros para que los activistas los repongan a los libreros considera  que “falta un verdadero impulso a la lectura en el departamento”.

Según el activista, faltan políticas para fomentar y favorecer el hábito de la lectura.  En este aspecto citó de ejemplo en la ciudad de Buenos Aires, en donde muchos lugares públicos y bibliotecas hay gente contratada o pagada para que está leyéndoles a niños y realizando otras actividades con la lectura.

“Todas las bibliotecas o salas  de lectura o lugares donde se venden libros, cuentan con salas chicas equipadas con sillones, taburetes cojines en el piso para que los padres lean libros y mientras tanto el personal va leyendo cuentos a niños a modo de incentivar la lectura desde pequeños”, explicó.

Bacotich lamentó que como en Tarija no hay ese tipo de iniciativas “resulta muy difícil que la gente de la noche a la mañana empiece a valorar el hábito de la lectura” aunque se mostró optimista y apostó por no perder las esperanzas.

Bookcrossing

El Bookcrossing es una iniciativa que comienza en marzo de 2001 en Estados Unidos. Consiste generar un club de libros global que atraviesa el tiempo y el espacio, que no conoce límites geográficos y cuya meta, simplemente, es convertir el mundo en una biblioteca.

En definitiva, es la práctica de dejar libros en lugares públicos para que lo recojan otros lectores, que después harán lo mismo. La idea es dejar viajar libremente a los libros para que puedan ser encontrados por otras personas.

Esta práctica en otros países está funcionando como una rutina diaria de las personas que se encuentran esperando el metro o el tren y mientras tanto leen uno de los libros que se encuentran en esos lugares públicos para posteriormente reponerlos con otros ejemplares.

Países como México, Colombia, Argentina, España, Estados Unidos, la ciudad de Hong Kong han convertido el Bookcrossing en un elemento indispensable para sus vidas con el objetivo de que las calles del mundo sean una biblioteca que esté al alcance de todos. (eP)