El baile de la vida…

 
Los años pasan… Los recuerdos son eternos, la nostalgia permanece en nuestros ojos en busca de escenas de tiempos vividos…

Los años pasan… Vivimos lecciones de vida, aprendemos a buscar en los recuerdos de nuestro corazón y a acariciar lindos momentos que se fueron para nunca más volver.

Los años pasan… ¡Crecemos en el alma, pero siempre seremos frágiles en el amor!

Los años pasan… Muchos vendrán, o quien sabe si nuestra estadía en esta vida será corta… nada sabemos del mañana… ni cuando nos iremos…

Los años continúan… desfilando por la pasarela de lo aprendido, y nos hacen protagonistas de la vida, enfrentando los momentos que nos hacen infelices y deleitándonos con los felices.

En resumen: La vida es un gran baile en el que las almas se encuentran, se tropiezan, se unen y se separan…

Cada quien bailando en sus conflictos, en sus esperanzas y en la suavidad de sus momentos de amor…

De todos los años que se fueron nos quedó la lección que vivir es ser cada cual, en su esencia adquirida.

Con todas las adversidades y las lágrimas derramadas, aún así, la alegría de vivir es el mayor presente, envuelto en papeles brillantes de momentos felices…
Recordar es vivir un poco más. Vive tu vida, pues ella es corta. Valorízate y ámate a ti mismo, ya que te conoces mejor que nadie.
Y no olvides… nadie recordará lo que hiciste bien… pero todos se acordarán de tus errores.

Así que recuerda siempre: La vida es un baile que se disfruta mejor entre dos.