Actividades industriales amenazan a mitad de sitios de patrimonio mundial natural

XINHUA
///
Casi la mitad de todos los sitios del patrimonio mundial natural están amenazados por actividades industriales perjudiciales, tales como exploración de petróleo y gas, minería y tala ilegal, dijo el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF, por sus siglas en inglés) en un informe publicado.
El documento, titulado «Proteger a la gente a través de la naturaleza: sitios del patrimonio mundial natural como promotores del desarrollo sostenible», detalla el fracaso mundial para proteger los sitios de Patrimonio Mundial de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco).
De acuerdo con el estudio, en 114 de 229 sitios naturales y mixtos del Patrimonio Mundial existen concesiones de petróleo, gas o minería o están amenazados por al menos una actividad industrial dañina.
Por ejemplo, el Sistema de Reserva de la Barrera del Arrecife de Belice, el segundo sistema de arrecifes de coral más largo del mundo, está en riesgo por la construcción costera insostenible, por la eliminación de manglares en gran escala, por el escurrimiento de aguas agrícolas perjudiciales y por el potencial de exploración petrolera peligrosa.
«Los sitios del Patrimonio Mundial deben recibir los niveles más altos de protección, sin embargo, con frecuencia somos incapaces de salvaguardar incluso esta importante fracción de la superficie de la Tierra», dijo el director general de WWF International, Marco Lambertini.
«Todos estamos de acuerdo en que éstos son algunos de los lugares más valiosos y únicos del planeta, ahora necesitamos trabajar juntos para permitir que estos sitios se preserven en pro del bienestar de la gente y de la naturaleza», indicó Lambertini.
El WWF está pidiendo al sector privado que se comprometa a abstenerse de emprender actividades que amenacen con degradar los sitios del Patrimonio Mundial. También debe retenerse el financiamiento de proyectos que impliquen actividades industriales dañinas en los sitios del Patrimonio Mundial o de compañías que las lleven a cabo.
Además, los gobiernos nacionales deben garantizar que no se permita ninguna actividad industrial en sitios de Patrimonio Mundial o en áreas que puedan afectarlos negativamente.