Lo que cada uno posee…

Se dice que una persona grosera resuelve hacerle un presente a otra persona por su aniversario natal, pero como en realidad la despreciaba irónicamente mandó preparar una bandeja llena de basura y desperdicios.

En presencia de todos, porque le daba placer humillar públicamente a los demás, mandó entregar dizque el presente, que fue recibido para sorpresa de todos los invitados con mucha alegría por el agasajado.

Gentilmente, el agasajado agradeció al mandadero y pidió que lo esperara un instante, ya que le gustaría poder retribuir la gentileza.

Tiró la basura, lavó la bandeja, la cubrió de flores y chocolates, y la devolvió con un papel escrito, donde decía:

“Cada uno da lo que posee”.

Así que, no te entristezcas con la actitud de algunas personas; no pierdas tu serenidad.

La rabia hace mal a la salud, el rencor daña el hígado y la cólera envenena el corazón.

Domina tus reacciones emotivas.

Sé dueño de ti mismo.

No arrojes leña en el fuego de tu aborrecimiento.

No pierdas la calma y no cedas a tu impulsividad.

Ya que guardar resentimientos simplemente es como tomar veneno y esperar que otra persona muera.