Con la ayuda de una soga, dos presos escapan del Penal de Morros Blancos

CLAUDIA COCA LEIGUE/ BOLINFO/ TARIJA
///
(elPeriodico- feb-01) En horas de la madrugada del pasado domingo con la ayuda de una soga, dos peligrosos presos, escaparon del Penal de Morros Blancos, al momento se tiene activado el plan “Z”, para dar con el paradero de esas dos personas, explicó un oficial de la policía, asignado a dicho recinto penitenciario.
“Efectivamente en la madrugada del pasado domingo, Ronald Farfán Reyes, alias el Chacho y David Sánchez Fernández, usando una soga larga y al burlar la vigilancia de las torres de control, estas personas escaparon por una de las paredes del penal de Morros Blancos”.
Recién se dieron cuenta los encargados del turno, al rotar con los anteriores, ya que se pasó lista de los interno, no respondiendo los dos antes mencionados y al indagar y verificar las instalaciones, se encontró la cuerda que les sirvió para escapar.
Dicho oficial, explicó que de manera rápida se dio parte al comando departamental de la policía, los cuales activaron el plan “Z” para dar con el paradero de estos presos.
Hasta las últimas horas del pasado domingo, no se logró dar con el paradero de estos privados de libertad, por lo que se están intensificando los operativos en las fronteras internacionales y interdepartamentales, para atraparlos.
Para concluir el miembro del verde olivo, manifestó que Ronald Farfán Reyes, alias el Chacho se encontraba recluido por el caso del secuestro, mientras que David Sanchez Fernández, se encontraba recluido por tráfico de sustancias controladas de manera preventiva, hasta que se realice su juicio oral y contradictorio.

elapunte

En menos de seis meses se fugan tres personas del penal de Morros Blancos
Revisando la bibliografía de casos atendidos por la Policía que se puede encontrar en internet, nos encontramos con la información de que en menos de seis meses, tres habrían sido los privados de libertad que escaparon de Morros Blancos. Mientras que los vecinos del barrio Morros Blancos, se encuentran preocupados por la poca seguridad con la que cuenta el recinto penitenciario. “Las paredes son bajas, el piso es fácil de ser calado, como ya lo hizo un reo cavando a un costado de su pieza sin que nadie se de cuenta, por varios meses, para poder escapar.